Relaciones sistémicas

Couple Washing Car

Un humano desarrolla relaciones con otros humanos. Pero también establece relaciones con objetos. Algunas de estas relaciones son especialmente intensas, pero cambian de persona a persona.

Sin ir más lejos, el otro día protagonizé un encontronazo con mi vecino alemán, que llamó a mi puerta a una hora intempestiva, visiblemente exaltado por tener que llamarme la atención debido a la enésima marca que la apertura de las puertas de los acompañantes de mi coche dejaba en su impecable, y esta vez recién pintada, carrocería de Mercedes-Benz.

Está claro que Herr Vecino y yo no tenemos la misma relación con nuestro coche. Yo me aseguro que el mío esté en un buen estado mecánico… y poco más. Como que lavar el coche en Suiza da para ir a un buen restaurante en Barcelona, no lo lavo nunca. Y os aseguro, que ese es el primer factor por el que mi coche llama mucho la atención en Zürich. El segundo es que es rojo, en un flujo de tráfico compuesto por distintas tonalidades de gris y negro, pero ese es otro tema :-).

¿Os habéis fijado alguna vez que hay auténticos sufridores por su coche o su instrumento musical… y en cambio hay otra gente que mantiene una actitud más práctica?

Así pues es planteable el concepto de la “relación humana” con objetos. Aquí uso el adjetivo “humana” para ilustrar que en esas relaciones se encuentran algunas de las características de una relación entre humanos: experiencias emocionales, contacto periódico, se destinan recursos a la relación (tiempo, dinero),.. así como para explicar que, en general, con ese objeto se vive una historia. Por supuesto, esta es totalmente unilateral (a pesar de que algunos nos lo tomamos personalmente cuando la batería de nuestro smartphone se agota antes del final del dia). Pero a pesar de eso es una relación bien real: al bebé que chupa a su osito no le resulta inquietante la permanente pasividad de éste ante los lametazos. Ahora bien, que alguien intente quitarle el osito al bebé y quedará al descubierto que detrás de los llantos hay una historia de amor.

La carga emocional que ponemos en esta relación con los objetos viene de nuestro lado humano. Incluso es plenamente factible definir esas relaciones con objetos usando los mismos adjetivos y expresiones que usamos para los relaciones humanas. “Te preocupas demasiado por él”. “Tienes que dedicarle menos tiempo”. “Sólo tienes ojos para ella”.

Probadlo: sustituir el pronombre por alguien humano, y después por un objeto (el coche, la moto).

Es muy muy muy interesante analizar estas relaciones desde el punto de vista sistémico. A través de ellas damos salida a expectativas, frustraciones y necesidades no cubiertas por nuestras relaciones humanas. Os lo dice un ingeniero que de pequeño se interesó por los ordenadores por la sensación de control que le otorgaban.

Algunas veces, directamente pueden dar pistas de exclusión en el sistema. Cuando la relación con un objeto adquiere serios matices humanos, puede ser que dicho objeto esté sustituyendo a un excluido.

Sección aparte merece la relación de dependencia con las drogas, incluidos tabaco y alcohol. Estos elementos,  normalmente, cumplen una función estabilizadora de un sistema que no atiende algo que necesita ser tratado. De forma análoga, las enfermedades funcionan como una señal de alerta, que trae consecuencias si su mensaje implícito es ignorado. Claro, si no hay amenaza real nunca les haríamos caso. La vida tiene mecanismos preciosos y contundentemente primitivos.

En constelaciones familiares trabajamos con las relaciones humanas. Las que se tienen con otros humanos, y las que se tienen con los objetos… materiales o no. Tenemos una relación con la vida, con la felicidad, con el lugar de donde venimos… todos estos son elementos de un sistema, aquél del que tú, querido lector, formas parte.

¿Te interesa ver como es tu relación con el trabajo? ¿Con el amor? ¿Con el dinero? ¿Con la salud? Ven a constelar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s